By Sylvia Hernandez, Family Child Care Provider, Van Nuys

Sylvia Hernandez (left) enjoys early shopping access at Costco Van Nuys will fellow providers. Sylvia helped providers win front-of-the-line access after hearing about a union sister’s success in Richmond, CA.

I started my journey into early education and development over 19 years ago. My mother, who is also a provider, taught me the ropes of the business and I also spent time working for the Los Angeles Unified School District. That’s what drove me to open my child care. I knew I could make a lasting impact in the lives of so many families if I could offer quality, early education to children from the ages of 0-5, the most vital years in cognitive development. Now, we’re continuing to do that while giving parents’ the peace of mind they need during this unprecedented pandemic.

As a provider, I personally have felt the deep impact of COVID-19 at my center. I run a 24/7 operation so I can care for the children of many parents who work in health care because I can offer flexible, overnight care. I have children of nurses and healthcare workers at Cedars-Sinai, Kaiser Permanente, Olive View, and other community clinics in my area. Every day I see my parents come in and their faces have the red indentations of their personal protection equipment. I hear the fears they share about contaminating their children and being unable to work if they were infected.

That’s why it’s so important to me that we have access to the cleaning supplies and personal protective equipment we need to keep them and their children safe. We are in this profession because we care about our community. If providers don’t get to work frontline workers in hospitals, public service, grocery stores and delivery cannot carry on doing their live saving work as we combat COVID-19. Now, people are starting to realize what we already know: child care providers are essential workers.

Without the necessary supplies, many of us would have been forced to shut down. I had to do something. So I gathered all my documentation to ask Costco Van Nuys to allow our provider community to have priority access so that we can buy the supplies we need. At the store, I was told no before I could even explain why we were there.

I felt defeated and upset. But, I regained my courage and was determined to change things. After expressing my frustration to the store via email and talking directly to the Assistant General Manager, we worked out an arrangement to allow family child care providers in my area to shop from 9am-10am every day! This is just one example of what we can accomplish when are organized and fighting for California families as providers with our union. Together, we can combat COVID-19 and ensure all workers are protected.

“Somos trabajadores esenciales – todos necesitamos cuidado infantil.”

Sylvia Hernandez, Proveedora de Cuidado Infantil Familiar, Van Nuys

Sylvia Hernández (izquierda) disfruta de un acceso temprano para hacer compras en Costco Van Nuys, con sus compañeras/proveedoras. Sylvia ayudó a las proveedoras a obtener acceso de primera línea después de enterarse del éxito de una hermana sindical en Richmond, CA.

Comencé mi camino hacia la educación y desarrollo de la temprana edad hace más de 19 años. Mi madre, que también es proveedora, me enseñó las bases del negocio y también pasé tiempo trabajando para el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles. Eso es lo que me llevó a abrir mi guardería. Sabía que podría tener un impacto duradero en la vida de tantas familias si pudiera ofrecer educación de la temprana edad de calidad a niños de 0 a 5 años, los años más vitales en el desarrollo cognitivo. Ahora, continuamos haciendo eso mientras brindamos a los padres la tranquilidad que necesitan durante este momento difícil.

Como proveedora, personalmente he sentido el profundo impacto de COVID-19 en mi centro. Tengo un horario de las 24 horas del día, los 7 días de la semana, para poder cuidar a los hijos de muchos padres que trabajan en la salud porque puedo ofrecer atención flexible durante la noche. Tengo hijos de enfermeras y trabajadores de la salud en Cedars-Sinai, Kaiser Permanente, Olive View y otras clínicas comunitarias en mi área. Todos los días veo a mis padres entrar y sus rostros tienen las hendiduras rojas de su equipo de protección personal. Escucho los temores que comparten sobre contaminar a sus hijos y no poder trabajar si estaban infectados.

Por eso es tan importante para mí que tengamos acceso a los suministros de limpieza y al equipo de protección personal que necesitamos para mantenerlos a ellos y a sus hijos a salvo. Estamos en esta profesión porque nos importa nuestra comunidad. Si las proveedoras no pueden trabajar los trabajadores de primera línea en hospitales, el servicio público, las tiendas de comestibles y la entrega no pueden continuar haciendo su trabajo de salvar vidas mientras combatimos COVID-19. Ahora, las personas están comenzando a darse cuenta de lo que ya sabemos: las proveedoras de cuidado infantil son trabajadores esenciales.

Sin los suministros necesarios, muchos de nosotros nos habríamos visto obligados a cerrar. Tuve que hacer algo. Así que reuní toda mi documentación para pedirle a Costco Van Nuys que permita a nuestra comunidad de proveedoras tener acceso prioritario para que podamos comprar los suministros que necesitamos. En la tienda, me dijeron que no antes de que pudiera explicar por qué estábamos allí.

Me sentí derrotada y molesta. Pero recuperé el coraje y estaba decidida a cambiar las cosas. ¡Después de expresar mi frustración a la tienda por correo electrónico y hablar directamente con el Asistente del Gerente General, elaboramos un acuerdo para permitir que los proveedores de cuidado infantil familiar en mi área compren de 9 am a 10 am todos los días! Este es solo un ejemplo de lo que podemos lograr cuando estamos organizadas y luchamos por las familias de California como proveedoras en nuestra unión. Juntos, podemos combatir COVID-19 y garantizar que todos los trabajadores estén protegidos.