Los miembros de SEIU Local 99-Proveedoras de Cuidado Infantil Unidas enfrentan desafíos increíbles que amenazan su capacidad para cuidar a los hijos de trabajadores esenciales, impulsar la recuperación de California, mejorar sus medios de vida y apoyar a las familias. Cientos de proveedoras de cuidado infantil realizaron manifestaciones y caravanas de automóviles en todo California hoy para llamar la atención sobre un sistema de cuidado infantil en crisis.

“Estamos aquí hoy para hacer sonar la alarma sobre la crisis del cuidado infantil en California. Desde que comenzó esta pandemia, más de 5,000 proveedoras de cuidado infantil familiar se han visto obligados a cerrar sus puertas,” dijo Max Arias, Director Ejecutivo de SEIU Local 99 y Presidente de Proveedoras de Cuidado Infantil Unidas. 

Solo en Los Ángeles hemos visto 982 cierres que afectaron a aproximadamente 9000 niños y sus familias. El 1 de octubre, las proveedoras enfrentan un recorte salarial debido a la falta de fondos federales. Mientras tanto, las proveedoras de cuidado infantil familiar han asumido la responsabilidad de ayudar a los niños de edades escolares mentiras seguimos en el aprendizaje a distancia, sin compensación adicional.

“Cuido a niños todo el día y la noche, mientras que en el pasado los niños en edad escolar solo asistían después de las 3 p.m. A medida que cerraron las escuelas, el costo de respaldar esta nueva forma de aprendizaje ha creado un cambio drástico en mi espacio de aprendizaje, como adaptaciones para crear un ambiente silencioso a un WiFi más costoso. El estado debe pagarnos adecuadamente por la educación de alta calidad que brindamos a los niños en educación a distancia en todo el estado,” dijo Justine Flores, una proveedoras del Este de Los Ángeles que ha invertido más de $5,000 desde que la pandemia comenzó para adaptarse a las necesidades de los niños de edad escolar.

Exigimos acción del gobernador Newsom y nuestros líderes estatales, suplicandoles que nos ayuden a permanecer abiertas y que apoyen a los trabajadores esenciales que dependen del cuidado infantil para continuar haciendo sus trabajos en la primera línea en defensa en contra del COVID-19. Con más de 200 cierres solo en la última semana, sabemos de la recesión del 2008 que nuestros cuidados infantiles, la mayoría de los cuales pertenecen a mujeres de color, probablemente nunca volverán a abrir sin inversiones significativas del estado.

Debido a que el gobierno federal no proporcionó fondos dentro de una fecha límite exigida por el estado, las acciones de hoy se realizan el último día antes de que las proveedoras deban absorber el costo de las tarifas familiares para las familias que no asisten debido a COVID-19. Esto representa un golpe financiero significativo para los educadores de la primera infancia en todo el estado.

Para terminar esta crisis hemos propuesto las siguientes soluciones:

  • Aumentar las tasas de reembolso para las proveedoras que tienen niños a su cuidado que participan en el aprendizaje a distancia, ya que algunas proveedoras han visto aumentar sus costos mensuales hasta en un 75%.
  • Apoyar financieramente a las proveedoras que tienen que cerrar sus puertas por precaución después de una posible exposición al COVID-19, para que puedan reabrir y continuar su papel como trabajadores esenciales en nuestras comunidades.
  • Continuar cubriendo la parte de las tarifas de las familias para los niños que reciben subsidios de cuidado infantil cuando las familias mantienen a los niños en casa para evitar la propagación o exposición de COVID-19, en lugar de cobrar un impuesto a las proveedoras.

Sabemos que debemos estabilizar la industria del cuidado infantil para reconstruir nuestra economía. Sin el alivio de COVID-19 y las protecciones económicas permanentes para las proveedoras de cuidado infantil, la recuperación económica real en California será imposible. La atención accesible es esencial para la vida de los padres que trabajan y les ayuda a equilibrar sus carreras y sus familias.

“El camino hacia la recuperación está ligado a nuestro apoyo a las proveedoras de cuidado infantil. Por eso estamos aquí para pedirle a nuestro estado que actúe. Las proveedoras necesitan protecciones que les permitan seguir operando y apoyando a familias como la mía,” dijo Eric Puestow, padre de Altadena.

Tome acción hoy haciendo una llamada al Gobernador Newsom.